10/07/2012

CEAMSE trabaja para mejorar el Riachuelo

Por un contrato con ACUMAR, desde 2010 la compañía viene saneando basurales ilegales de las orillas del curso de agua. Miles de toneladas de los residuos recogidos allí fueron dispuestos en el relleno Norte III.

Más de 116 mil toneladas: esa enorme cantidad de residuos ya fue retirada por CEAMSE de los márgenes de los ríos Matanza y Riachuelo –una de las vías de agua más contaminadas de la Argentina- entre fines de 2010 y de 2011, por obra del convenio que firmaron la empresa y la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR). El acuerdo, que continúa vigente hasta noviembre de 2012, incluye la disposición final de parte de esos residuos –recogidos en los partidos de Almirante Brown, Lanús, Esteban Echeverría, Lomas de Zamora, Avellaneda, La Matanza y de la Ciudad de Buenos Aires- en el relleno sanitario Norte III.

Pero el trabajo de la compañía en la zona no termina con el “saneamiento y erradicación de basurales” de las orillas del Riachuelo. El contrato con el ente comprende también retirar –con dos grúas de 15 toneladas– restos de barcos abandonados y hasta los pilotes de viejos muelles. Ese tramo, que arrancó el último de día de agosto de 2011, sigue en ejecución.

Las tareas ya realizadas por CEAMSE en el curso de agua y sus riberas fueron muchas y variadas, desde la instalación de barreras tipo “cortina” –diseñadas para atrapar los residuos flotantes- hasta su transporte y disposición final. Pero antes, los residuos extraídos con las grúas se depositaron en los seis contenedores tipo roll off  (con 16 m3 de capacidad) ubicados sobre dos plataformas hormigón en distintos sectores del Riachuelo. ¿Para qué? Para permitir que drenen los líquidos. Una vez escurridos, los residuos sólidos se clasifican visualmente y, desde allí, los contenedores se llevan con camiones hasta a la Estación de Transferencia Pompeya de CEAMSE. Para organizar mejor las tareas –en las que se utilizaron también dos barcazas de 30 toneladas y cuatro embarcaciones para remolcar barreras-, se dividió en dos tramos el curso del río Matanza-Riachuelo, uno desde el Camino de Cintura hasta el Puente Alsina, y el restante desde el Puente hasta la desembocadura en La Boca.

Menos basurales

En este contrato de CEAMSE con ACUMAR, no menos importantes que el retiro de basura flotante y de restos de embarcaciones del Riachuelo son los trabajos realizados en todos los basurales ilegales comprendidos en el acuerdo. En casi todos los casos, el equipo de la empresa primero armó un cordón sanitario para desratizar el área delimitada como basural por la ACUMAR e instaló una casilla móvil para el personal de la Policía de la Provincia de Buenos Aires que custodiaba el lugar. Después se acopian los residuos por medios de retroexcavadoras o palas mecánicas, que los cargan para su transporte en camiones con batea estanca de 25 m3 de capacidad. Una vez limpia la superficie, se nivela y se hace una cobertura especial del suelo, mientras que para el final queda el alambrado perimetral con el cierre total de acceso al predio.

El manejo en casi una veintena de los llamados microbasurales”–son los que ocupan 15 y 500 metros cuadrados- en la ribera del Riachuelo y el Matanza implicó un agregado al convenio entre CEAMSE y ACUMAR, que arrancó el 20 de junio de 2011. Claro que si se suman la cantidad de residuos retirados de estos lugares donde habían sido colocados sin ningún tipo de precaución ambiental, el adjetivo “micro” se convierte en “macro”: en ese periodo se dispusieron en el relleno sanitario Norte III de nada menos que 15.041 toneladas de restos extraídos de esos sitios.

 

Links relacionados