Monitoreos ambientales

AGUA
BIOTA
AIRE
SUELO
Previous
Next

El ambiente en su sentido más amplio es una preocupación constante en CEAMSE. En todos sus Complejos Ambientales, Estaciones de Transferencia y Plantas, la empresa cumple con un riguroso Plan de Monitoreo Ambiental con el objetivo de garantizar el cuidado de los recursos naturales y de la población aledaña. 

 

En este sentido se realizan controles de calidad de agua (subterránea y superficial), calidad de suelo, calidad de aire, emisiones gaseosas, flora, fauna, líquidos lixiviados sin tratar y efluentes líquidos tratados, ruido ambiente y aspectos sociales. En los complejos ambientales, los controles comienzan previo a su instalación, continúan durante toda su operación y se extienden al menos por 30 años posteriores a su cierre. 

 

En los monitoreos participan técnicos y profesionales de la empresa, laboratorios externos de la más alta calidad e instituciones gubernamentales, lo que asegura además de excelencia, transparencia. 

 

La totalidad de los resultados son remitidos a los organismos de control provincial, como El Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) y la Autoridad del Agua (ADA).

Informes descargables

En este apartado encontrarás los informes detallados correspondientes al monitoreo de cada Complejo Ambiental.

Tratamiento de gases



Control de emisiones
En todos los complejos ambientales CEAMSE realiza un control de calidad del aire y de las emisiones gaseosas de los rellenos sanitarios, de acuerdo con lo establecido por la ley provincial 5965 de protección a las fuentes de provisión y a los cursos y cuerpos receptores de agua y a la atmósfera.

Controles de calidad del aire
La frecuencia de los monitoreos de calidad del aire es mensual en los complejos en operación y trimestral en los complejos cerrados; el ente que realiza los análisis es la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).

Complejo Ambiental Norte III:
Nro. estaciones de monitoreo 5; frecuencia mensual
Complejo Ambiental G. Catán: Nro. estaciones de monitoreo 4; frecuencia mensual Complejo Ambiental Ensenada:
Nro. estaciones de monitoreo 4; frecuencia mensual Complejo Ambiental V. Domínico:
Nro. estaciones de monitoreo 5; frecuencia trimestral Complejo Ambiental Norte II:
Nro estaciones de monitoreo 2; frecuencia trimestral

Controles de emisiones gaseosas
CEAMSE controla dos tipos de emisiones gaseosas: las producidas en las antorchas de combustión de biogás de las plantas de tratamientos de gases y las producidas en la superficie, llamadas también emisiones difusas.

En el monitoreo de emisiones gaseosas en antorchas de combustión se realiza primero una caracterización del biogás y luego se estudian las emisiones gaseosas producto de la combustión. Los muestreos son semestrales y los realiza la CNEA.

En el monitoreo de las emisiones difusas el muestreo se realiza con campanas de flujo y comprende dos etapas: la primera es la realización de un muestreo exhaustivo en cada complejo a fin de establecer las emisiones de los mismos y la segunda consiste en establecer la frecuencia y cantidad de campanas necesarias para obtener un muestreo representativo de las emisiones de cada complejo.

Con esta metodología se pueden establecer las emisiones gaseosas de un relleno independientemente de otras fuentes emisoras. El laboratorio interviniente es el Instituto de Geocronología y Geología Isotópica (INGEIS) dependiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnica (CONICET).

La modelización de las emisiones gaseosas es el último eslabón en este proceso de controles. Involucra ambos tipos de emisiones e intenta determinar la dispersión en la atmósfera de diferentes sustancias analizadas en función de las condiciones meteorológicas reinantes en cada sitio y así establecer donde se encontrarían las mayores concentraciones de cada parámetro, que son comparadas con los niveles guía de la legislación vigente. Esta modelización se efectúa dos veces al año y es realizada por la CNEA.

Bioenergía



Actualmente contamos con dos Centrales de Generación de Energía, emplazadas dentro del Complejo Ambiental Norte III que, gracias al proceso de transformación de los residuos, logran extraer el biogás que éstos producen, generando electricidad que abastece hasta 100.000 personas. El biogás que se utiliza, garantiza los requisitos de calidad necesarios para la correcta operación y mantenimiento del sistema de generación. Una vez capturado y pretratado, es enviado como combustible para alimentar los motogeneradores de cada una de las centrales térmicas. El excedente de dicha alimentación, en caso de existir, se trata mediante la incineración controlada en antorchas de llama oculta según lo establece el Mecanismo de Desarrollo Limpio del Protocolo de Kioto. A través de estos procesos empleados por el CEAMSE, recuperamos lo que ya no sirve para volver a darle utilidad. Se trata del modelo de Economía Circular, el cual se puede comparar con el ciclo de la naturaleza, donde lo que muere renace reciclado o revalorizado nuevamente. De esta manera, se pretende que los productos, componentes y recursos mantengan su utilidad y valor en todo momento. Además, busca que lo que no se pueda recuperar ni reciclar no sea producido y promueve la generación y consumo de energías de fuentes renovables.

TMB



Actualmente contamos con una Planta de Tratamiento en funcionamiento ubicada en el Complejo Ambiental Norte III. En ésta se emplea una tecnología que combina la clasificación y el proceso mecánico con tratamiento biológico. Se procesan hasta 1.100 toneladas de residuos por día, provenientes de la Ciudad de Buenos Aires. La meta principal de la planta es reducir la cantidad de residuos que se disponen en el relleno sanitario, por medio de la recuperación de materiales reciclables y la estabilización de los biodegradables. La tecnología de última generación que se emplea en la planta, optimiza el tratamiento de los residuos, contribuye al proceso de reciclado, mejorando su calidad y disminuyendo el impacto ambiental. La etapa mecánica de clasificación comienza con la separación de residuos secos y húmedos, de forma manual. Así se recuperan los residuos secos como el papel, el plástico y el vidrio, para su posterior enfardado y comercialización. Luego, tanto los secos como los húmedos, pasan a través de un sector con tecnología de imanes, donde se retiran los metales. Esta combinación de tecnologías reduce considerablemente la cantidad de residuos que se disponen en el relleno sanitario, recuperando materiales reciclables y estabilizando los biodegradables. A su vez, recuden los gases que producen el efecto invernadero. La etapa biológica del tratamiento se inicia al cargar los residuos húmedos en los biorreactores, donde se los encapsula herméticamente durante 21 días, controlando mediante un software específico su oxígeno, temperatura y humedad. El resultado de ese proceso será la bioestabilización del material, que será utilizado como cobertura provisoria de los residuos del relleno sanitario.